Líder es el que va más allá del corto plazo

 Alfonso Gómez lleva el timón de una de las compañías más fuertes en el negocio de las telecomunicaciones en Colombia. ¿Cuál es su estilo?
Alfonso Gómez, presidente de Telefónica, una de las empresas de telecomunicaciones más grandes de Colombia. / Archivo

Alfonso Gómez, presidente de Telefónica, una de las empresas de telecomunicaciones más grandes de Colombia. / Archivo

¿Cómo se lidera a Telefónica?

El liderazgo de Telefónica es muy bonito e interesante, porque al final es liderar líderes. Estas compañías se lideran generando liderazgos internos, que inspiren a otras personas. Es una práctica que se desempeña desde la cabeza hasta la última persona. Tienen todos que desarrollar habilidades de liderazgo en algún momento.

¿Entonces se lidera con el ejemplo?

Sin duda, eso es lo más importante, el ejemplo que inspira a los demás a generar comportamientos adecuados, a entender cuáles son los valores que debemos proteger en esta marca, a entender realmente cuál es nuestra forma de operar en el mercado y eso se permea en la organización, pero se necesita crear líderes internos.

¿Cómo es el gobierno corporativo de esta empresa?

Tenemos la fortuna de tener un gobierno corporativo muy formal desde hace mucho tiempo, con los órganos y oportunidades de información transparente para todos los formadores y los tomadores de decisión, para los accionistas, para nuestros clientes, para nuestros empleados. Tenemos un gobierno corporativo muy estructurado, con comité de auditoría, comité de negocios responsables, un decálogo de principios de actuación, es decir, tenemos una serie de herramientas muy formales y ahora con el ingreso de Colombia a la OCDE adoptamos las prácticas de ellos.

Ustedes hacen parte de una casa matriz que está en España. ¿Cuáles son las enseñanzas que le transmiten?

Yo me siento favorecido y lo transmito a todo el equipo, hacemos parte de una compañía que nos da la oportunidad de ejercer nuestro desarrollo personal y profesional en un marco de conciencia social importante, donde realmente se respeta que la compañía genere el menor impacto posible negativo, aproveche el mayor impacto positivo y genere el mayor bienestar posible en nuestro entorno. Eso es un poco lo que nos enseñan de nuestra matriz, que somos parte y somos beneficiados de estar en el entorno digital. Que a partir de ese entorno digital tenemos la oportunidad y el reto de cambiarles la vida a los ciudadanos.

¿Cómo entra la ética en la formación de líderes?

Desde luego, lo decíamos antes, liderando con el ejemplo, pero además es coherencia, pautas claras y transparencia. Revelar si hay conflictos de interés, por muy grande o muy chiquito, hay que ser transparente. Revelarlos oportunamente, porque así se pueden tomar las decisiones que corresponden tanto interna como externamente. Tanto en lo público como en lo privado. El valor fundamental, insisto, es la transparencia, es lo que ayuda que las decisiones se tomen en un entorno totalmente ético.

¿Cuál es su formación en liderazgo?

De todo un poco. La universidad de la vida, pero la formación más cercana que he tenido fue en Inalde, que fue una experiencia maravillosa para mí, tanto por el grupo como por los profesores que tuvimos. Aprende uno de personas que enfrentan situaciones similares y todo ayuda. Esto es un proceso de formación constante. Y una compañía como la nuestra es una empresa que se refresca constantemente, es retadora, que tiene gente muy joven, y aprendemos constantemente de ellos. La misma gestión nos ayuda a reforzar las habilidades de liderazgo.

¿Cómo se vincula el emprendimiento con el liderazgo?

Como parte del ecosistema digital entendemos que el contenido que consumimos en este planeta tiene que salir de alguna parte. Colombia tiene una oportunidad enorme de ser un gestor de ese contenido. Nosotros hemos ido adoptando las tecnologías, haciéndolas parte de nuestra vida, y tenemos un plan que se llama Open Future, que tiene varios esquemas, pero es más conocido Waira, que es una academia de emprendimiento y tecnologías de la información que busca y permite que exista ese emprendimiento local y relevante para que todos los que tenemos un dispositivo móvil tengamos contenido de acá. Esa es una aceleradora de industria.

¿Se debería enseñar liderazgo en el colegio, en el pregrado?

Yo creo que sí. Hay que trabajar sobre los valores que inspiran un líder. El liderazgo se debe enseñar, se debe practicar, pero lo que la academia debería hacer es genera esa estructura de valores que le permita a un líder entender cuál es la mejor practica. Que sepa cuál es ese cuadro de valores sobre los cuales debe regir su gestión.

Liderazgo es una palabra de reciente uso. ¿Eso ha hecho que se potencialicen los líderes?

La palabra está de moda y ha generado mayor conciencia de la importancia de desarrollarse como líder. De liderar con el ejemplo. De inspirar las personas que trabajan contigo. Y de ganarse su respeto, más que su temor. Creo que sí ha ayudado y de manera importante a que tantos unos como otros entendamos que hay que desarrollar esas habilidades, que hay que practicarlas día a día y que son importantes para la gestión.

Para usted que es líder, ¿quién es un ganador y quién es un perdedor?

Tengo varios elementos que me permiten identificar personas con perfil ganador. Una persona que tiene una orientación estratégica, que ve más allá del corto plazo, que es capaz de ver sus decisiones de mediano y largo plazo, que tenga capacidad de ejecución porque a veces hablamos mucho y hacemos poco; quien sea capaz de llevar la idea a la ejecución, que tenga capacidad de trabajar en equipo, que entienda que solo no va a llegar a ninguna parte, con esos valores se encuentran personas capaces de asumir retos. Aquellos que saben encontrar el error. Yo valoro esos que vuelven el error una fuente de aprendizaje. Para mí, ese es el ganador. Poco tiene que ver si consigue un resultado concreto, obviamente estamos en un entorno empresarial donde hay que conseguir resultados y no se puede volver un hábito no conseguirlos. Pero si logras entender que incluso cuando no se consiguió, eso es una fuente de aprendizaje, recompones tu equipo y sales a buscar ese resultado. Ese es el gran líder. Perdedor es aquel que no sabe trabajar en equipo, que no ejecuta y sobre todo que tiene visión de corto plazo. Yo creo que esa visión de corto plazo ha matado muy buenas ideas en Colombia.

¿Cómo influye en su liderazgo ser maratonista? ¿Cómo vincula el deporte con la empresa?

Ha contribuido, a mi juicio, de una manera muy bonita. El atletismo me ha enseñado el valor del equipo, la resistencia, que es determinante en el atletismo de distancia; entender que las cosas no llegan rápido, que hay que trabajar mucho, que te tienes que adaptar. El deporte es sobre todo fuente de crecimiento personal, cualquier deporte sirve para que uno llegue y ponga las cosas en su sitio y a la oficina uno llegue con la cabeza más despejada.

FUENTE:PORTAFOLIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *